Archivo de la etiqueta: autoimagen

Autismo: el diagnóstico en mujeres

la foto 2 (12)

Las mujeres de los 80 y anteriores somos una generación pasada por alto.

Quien conozca un poco la historia del síndrome de Asperger sabrá que hasta el año 1981, Lorna Wing no le asignó este nombre a un trastorno de la comunicacion social que no implicaba alteraciones en el lenguaje. Seguir leyendo Autismo: el diagnóstico en mujeres

Anuncios

Sociabilidad encubierta

la foto3

No sabría decir cuánto de intuitivas son para mí las normas sociales. Ni si tengo realmente un hándicap a este nivel o no. No sé si he aprendido a entenderlas de alguna manera o si ese rasgo autista no está dentro de mi lote.

Sí es cierto que durante unos años tuve un novio extremadamente social. Y cuando digo social no me refiero a un chico al que le gusta ir a todas las fiestas. No, éste era un paso más: era el que las organizaba. Y yo, como su pareja fiel, acudía a todas.

Comencé a salir con él porque fue la única persona que mostró interés de forma constante y repetitiva por mí. Yo estaba acostumbrada a que todas las atenciones masculinas fueran para mi hermana menor: llamadas, ramos de flores, novios llorando en la puerta… De todo lo imaginable. Hay mujeres que son así, que atraen. Seguir leyendo Sociabilidad encubierta

Cuando el autismo se puede modular

img104

Dicen que una imagen dice más que mil palabras.

Dicen que las personas autistas piensan más en imágenes que en palabras. Es cierto. Algunas. El autismo es algo tan amplio y tan variado, que hay autistas que piensan más en palabras que en imágenes. Que se comunican mejor con palabras, que son buenos utilizando las palabras. ¿Cómo? Sobre todo escritas.

Yo me he dado cuenta ahora de que mi capacidad para escribir, de forma casi automática, mi necesidad imperiosa de escribir aquello que me emociona -positiva o negativamente- es otro de mis rasgos autistas. Como de tantas otras cosas, no tenia ni idea. Seguir leyendo Cuando el autismo se puede modular

Dios mío, ¿quién soy yo?

Cuando tenía 8 años comencé a pensar que me iba a convertir en un niño. Que iba a comenzar un proceso de transformación y que mis padres deberían ir pensando en mudarse a algún sitio lejano, un sitio preferentemente frío, donde debajo de la ropa de abrigo quedara ocultada mi identidad real… o la falsa. Me preguntaba por qué ellos no hacía nada. ¿O es que no se daban cuenta?

Mi hermana, tres años menor, hacía gala sin quererlo y sin saberlo de sus miles de atributos femeninos a todas las horas del día. Y yo, aquello que ella hacía, era incapaz de imitarlo. Así pues, si ella era una niña con todos sus atributos, y yo no era como ella, pues a mi no me quedaba otra opción que transformarme en niño. Seguir leyendo Dios mío, ¿quién soy yo?

La caja de cartón

Acabo de despertarme en un mundo nuevo.

Un mundo al que llaman autismo de alto funcionamiento y al que yo llamo yo. Y quizás .

Un mundo que denominan neurodivergente, por ser diferente al neurotípico donde se encuentra el mayor porcentaje de la población y que es tan amplio y variado que, a pesar de ser un mundo pequeño, un pequeño planeta, está habitado por miles de individuos completamente diferentes entre sí  pero con un denominador común fundamental: la dificultad para la interacción social.

¿Y qué entendemos por dificultad para la interacción social? Seguir leyendo La caja de cartón